viernes, 15 de julio de 2011

COMO ELEVAR LA AUTOESTIMA EN LA ETAPA DE LA TERCERA EDAD

INTRODUCCIÓN
IMPORTANCIA DEL AMBIENTE DE APRENDIZAJE.

El ambiente es todo aquel espacio predestinado y determinado con el objetivo de realizar las interacciones, actividades y dinámicas necesarias para lograr la enseñanza-aprendizaje; Suele estar compuesto por recursos materiales, financieros y humanos, se necesita el dinero para comprar los materiales, herramientas, y se requiere de seres humanos que administren el dinero y compren, distribuyan y organicen el material en cada actividad de aprendizaje.
En la educación  formal tradicional se requería forzosamente un espacio físico es decir un aula o salón para que se creara un ambiente educativo de enseñanza-aprendizaje, pero ahora en la actualidad, no es necesario que existir esencialmente un aula, el avance tecnológico nos permite contar con la educación virtual, donde podemos estudiar, y aprender  a distancia solo basta comenzar a dominar una computadora.
El diseño del lugar, del aula, debe ser de acuerdo a las necesidades de los alumnos,  o personas que aprenden, y a los objetivos especiales que se tengan que lograr según sea el curso, materia o  enseñanza que se pretende desarrollar.
En este trabajo que se presenta a continuación se pretende diseñar un ambiente de aprendizaje para un grupo de la tercera edad, donde trabajaremos el tema “la autoestima”. Con el objetivo de que las personas se acepten como son y  recobren su autoestima mediante actividades-dinámicas, platicas, etc. Para que ellos vean que pueden vivir en armonía y paz consigo mismos, a pesar de que sientan rechazo u olvido, se trata de hacerlos sentir valiosos y que se acepten y  se amen  como lo hacían en sus etapas anteriores.
Es de suma importancia que dentro  de los centro de atención a los adultos mayores, se cuente con un servicio de calidad, donde se les brinde la atención que no pueden darles sus familiares, proporcionarles los materiales óptimos y adecuados para que se desarrollen diversas actividades donde  puedan interactuar  para convivir, compartir y rescatar su autoestima para volver a vivir sensaciones de bienestar, tranquilidad y felicidad, sean cuales sean las circunstancias vividas.


Cuando notas que tu pelo está gris, que de repente la música está muy alta y que en tus manos el tiempo ha comenzado a dejar indiscutibles huellas de su paso, hemos llegado.

Llegar a la tercera edad puede significar el fin de algunas cosas pero también la renovación o el comienzo de muchas otras 
Muchas veces la palabra amor se asocia a juventud…. Y acaso ¿no se ama también en la tercera edad? ¿No es posible enamorarse como un adolescente a los sesenta o sentir cosquilleos en el estómago ante la presencia de la persona amada?

“Nunca se ha enseñado a la sociedad cómo querer y tratar con respeto a las personas de la tercera edad y creo que ahora es el momento de aprender”, consideró De la Garza.
LA VEJEZ A TRAVÉS DE LA HISTORIA
La vejez ha sido y aún lo es en nuestros días en las diferentes culturas, considerada de muy diversos modos. Ni la denominación de las personas que pertenecen a ese grupo etario, ni el comienzo, ni la duración de esa etapa de la vida, son hoy como ayer, ni son iguales en las distintas partes del mundo.

Tradicionalmente el ciclo vital se ha dividido en tres grandes etapas: la niñez (que a su vez tiene sus subdivisiones), la madurez y la vejez; niños, adultos y viejos era la composición del grupo social configurado por los seres humanos.

Los niños constituyen el grupo más frágil, al que se protege y cuida, los adultos son los responsables de la protección tanto de niños, que no han adquirido la capacidad de cuidar de sí mismos, como de ancianos que han perdido parte de esa capacidad, los viejos han sido generalmente respetados como portadores de la sabiduría y reconocidos por su experiencia, con algunas diferencias como a continuación veremos.

Si consideramos el texto más antiguo, escrito por una persona mayor (un escriba egipcio
en el año 2450 aC), en el que hace un análisis sobre sí mismo, veremos que resulta. Prácticamente igual que el que pudiera escribir cualquier persona mayor en la actualidad, se puede decir que las características de la vejez, han sido semejantes a lo largo del tiempo, ha cambiado su duración, han cambiado las circunstancias que rodean esta etapa de la vida y ha cambiado la consideración que de las personas que pertenecen a ella se hace.

En las culturas primitivas el anciano era sinónimo de poseedor de sabiduría, era el eslabón que trasmitía el saber de una generación a otra, era respetado por ello, ser viejo representaba un privilegio, la longevidad era considerada como un premio que los dioses otorgaban a las personas justas. Para los griegos, que exaltaban la belleza del cuerpo, ser viejo suponía una tara; las leyes de Atenas insistían en el respeto a los padres ancianos, lo que nos permite sospechar que éstos no eran muy venerados.

 En tiempo de Homero el Consejo de Ancianos no tenía poder de decisión, sólo era un órgano consultivo, las decisiones las tomaban los jóvenes En el pueblo hebreo, como se puede comprobar a través de la lectura del Antiguo Testamento, durante las épocas más antiguas, los ancianos tuvieron un papel muy relevante, como conductores del pueblo de Yavé. Eran considerados como portadores de una misión divina; después del reinado de Salomón, comienzan a perder poder, que recuperan durante su prolongado exilio.

Del mundo romano se puede destacar que se preocupó por dictar leyes de protección a la vejez, que había más hombres viejos que mujeres (al revés que en la actualidad), debido seguramente a la alta mortalidad en torno al parto y que se producían muchos matrimonios entre hombres mayores y mujeres jóvenes. El Derecho Romano tipificaba la figura del “pater familia”, al que se le otorgaba un poder casi tiránico, esto trajo como consecuencia con el paso de los años que se generó un odio por los viejos. La república representó en el mundo romano la edad de oro para los ancianos. Durante la Alta Edad Media predominan la brutalidad y la fuerza, de modo que los ancianos son despreciados por débiles, para la Iglesia Católica, forman parte del grupo de los desvalidos. Las grandes epidemias que se produjeron favorecieron a los ancianos, a los que parecían
respetar, ganando en ese tiempo, posición social económica y política. El Renacimiento fue una época de ensañamiento con los ancianos, sobre todo con las ancianas. En la Edad Moderna se produce una progresiva despersonalización y el predominio de los funcionarios en la nueva organización social, aparece el sector terciario. Nace la jubilación, palabra que procede del latín “jubilare”, que significa dar saltos de alegría, nació como una recompensa a los trabajadores, entonces mayores de 50 años. Los primeros beneficiarios de pensiones conocidos datan de 1844 en los Países Bajos. En Francia la obtuvieron los militares, funcionarios, mineros y otros trabajadores cuya labor se consideraba peligrosa.

En la época actual, que conocemos como posmodernidad, los grandes cambios políticosociales, los avances científicos, la disposición de una gran tecnología al servicio del hombre, que han creado nuevas condiciones de vida, han conseguido que la población envejezca y que lo haga en mayor escala la población mayor de 80 años.

LA VEJEZ EN LA ACTUALIDAD

Hablar de envejecimiento, supone asumir una idea de continuidad, envejecemos
mediante un proceso continuo que se va produciendo a lo largo de toda la vida, el
envejecimiento es dinámico, durante él se va produciendo la pérdida de algunas
capacidades corporales y sucede de diferente manera en cada persona, ya que en él no sólo están implicados los aspectos biológicos, hay otros que van a influir de forma muy significativa, como la educación recibida, el ambiente en el que la persona vive y se desarrolla, los recursos económicos, la alimentación, etc.
VALOR SOCIAL DE LA VEJEZ
El anciano, independientemente de cuál haya sido su actividad sabe de la vida, por muchos conocimientos científicos que posea el joven, la persona mayor posee más experiencia que proporciona el vivir. Por otro lado, cada vez hay más personas, hombres y mujeres, que llegado el momento de la jubilación, cuando se supone que iban a tener tiempo para dedicarse a sí mismos, se ven obligados a comenzar de nuevo, con la crianza de los nietos, este hecho podría considerarse como positivo, pues les permite sentirse útiles ayudando a sus hijos y participando en la educación de sus nietos.  Estos hechos sitúan a los ancianos, ante la obligación de seguir estando sujetos a horarios, hacer esfuerzos físicos y asumir una gran responsabilidad, cuando sus fuerzas comienzan a flaquear, así como les impiden tener tiempo para sí mismos, lo que les genera un gran estrés

AUTOESTIMA Y VEJEZ

Fue Abraham Maslow, el que en la primera mitad del siglo pasado publicó su teoría de
Las necesidades humanas, presentadas de una forma jerarquizada, desde las de supervivencia en la base de su famosa pirámide, hasta las de autorrealización en el vértice de la misma. Cubiertas las necesidades primarias, respirar, comer, moverse, dormir, etc., el ser humano necesita satisfacer las de seguridad, paz y orden, que tienen relación con los aspectos de equilibrio de su medio interno y también con el entorno, tanto ambiental como social.

Se trata de satisfacer la necesidad de pertenencia, los seres humanos son seres sociales y necesitan de un grupo con el que se comparten las cosas de la vida cotidiana y que contribuye al equilibrio emocional de las personas. También se requiere amor, esa necesidad de dar y recibir afecto, es tan esencial que puede ser considerada como el esqueleto de la vida emocional. Estrechamente relacionada con las anteriores, está la necesidad de estima. La estima es el reconocimiento se le otorga a alguien por lo que es y por lo que hace (prestigio), es algo externo a la persona, le viene de fuera, es la aceptación que los demás hacen de una persona tal como es, es el valor que los que le rodean le dan.

Y por fin la autoestima, que es lo que cada uno piensa y siente sobre sí mismo, es el concepto que cada uno tiene sobre la valía personal y sobre las propias capacidades, es
por tanto la suma de la autoconfianza, el reconocimiento de la propia competencia, el
respeto y la consideración que cada uno tiene de sí mismo. A valorarse, respetarse, considerarse importante, confiar en sí mismo, se aprende. Normalmente, este aprendizaje se inicia en la niñez en el entorno familiar y se va desarrollando a lo largo de la vida, en los distintos niveles de la educación escolar. Para poder vivir felizmente no es necesaria sólo la inteligencia cognitiva, sino también la inteligencia emocional; la autoestima positiva está íntimamente relacionada con el funcionamiento de la inteligencia emocional, las personas que son más capaces de expresar adecuadamente sus sentimientos y emociones son también personas seguras de sí mismas, son más libres y autónomas, establecen mejores relaciones interpersonales, aspectos que contribuyen a una autoestima positiva.

 Además hoy impera en nuestra sociedad el paradigma del cuerpo joven, como ideal estético, joven, delgado=bello, por supuesto, se excluye todo lo que pueda recordar las señales que en el cuerpo van dejando el paso de los años: nada de arrugas, ni de canas, ni de manchas en la piel, pero la realidad es otra y cuando se va avanzando en edad, lo que sucede es que van haciéndose sentir los signos del envejecimiento, ese proceso en el que estamos inmersos desde que nacemos, la vista ya no es lo que era, se tienen
dificultades para oír, nuestro cuerpo pierde elasticidad, fuerza y velocidad, la memoria
puede fallar a veces, la movilidad y el equilibrio se alteran, la piel cambia de color, el
pelo se vuelve blanco.


La importancia de esta autoestima radica en que es la base de nuestra capacidad para responder de manera activa y positiva a las circunstancias ante las que la vida nos
coloca, es también la base de una especie de serenidad de espíritu, que hace posible el
disfrutar de la vida. Quien se siente a gusto consigo mismo, puede sentirse bien con la vida, puede desarrollar todo su potencial y superar de forma responsable y con eficacia los retos que ésta le plantee.

Para los seres humanos uno de estos retos es, como hemos venido viendo, la vejez, el
problema fundamental de la vejez, no es envejecer, es verse envejecer, es ver envejecer
a las personas que amamos, ya que nos recuerda que el final está más o menos próximo.
Superar este reto no es tarea fácil, nos produce sufrimiento, ¿cómo no sufrir viendo que
se termina el tiempo de esa maravillosa aventura que es la vida? Y nos produce sufrimiento porque la vejez trascurre a la vista de los demás y tememos despertar en ellos
sentimientos de compasión en lugar de amor.

Para envejecer saludablemente, no hay que cuidar sólo el cuerpo, hay que aprender a mantener el interés por lo que nos rodea, ser tolerante, no intransigente, hay que aprender a ser feliz y la felicidad está en el interior de cada persona.

AUTOESTIMA: INGREDIENTE ESENCIAL PARA ENCONTRAR LA PLENITUD EN LA TERCERA EDAD.
La expresión tercera edad o vejez, se refiere a la población de personas mayores o ancianas desde los 65 años o más, o también se les conoce como “personas o adultos mayores”,  este grupo ha crecido porque no hay natalidad y en algunos países la calidad y esperanza de vida ha mejorado, sin embargo las condiciones de vida para estas personas no son siempre las mismas, para unas son cómodas, agradables, de disfrute y goce total, mientras que para otras son demasiado difíciles y destructoras. Me refiero a las personas que son jubiladas y que recibirán pensión, aquellas que en sus etapas anteriores se dedicaron a construir su futuro y aprovecharon todas las oportunidades para mejorar económicamente, pero además se dedicaron a sembrar amor y por lo tanto cosechan amor, respeto y cariño por parte de todos los que rodean.
Pero qué pasa con aquellas personas que no lograron construir un buen futuro y que tal vez dieron amor, pero este no fue correspondido cuando más se necesita. Esto hace con miremos desde dos perspectivas como dar una atención a aquellos ancianos que carecen de autoestima por falta de estímulos positivos, se sienten aislados, o son víctimas de alguna enfermedad  (Alzheimer, artrosis, Diabetes, Cataratas,Osteoporosis etc.)
Los ancianos son el sector más olvidado de las sociedades de muchos países, lo cual es una gran paradoja social debido a que se busca extender y alargar la expectativa de vida pero luego se transforma en una carga social.
Tratar a los adultos mayores con respeto y dignidad es deber de toda la sociedad, por todo lo que ellos han hecho en el pasado y lo que pueden aportar al futuro.


Millones de ancianos en el mundo se encuentran en la pobreza tanto en zonas urbanas como rurales y aunque la gran mayoría se encuentran en los países subdesarrollados también en forma creciente los hay en los países desarrollados. Incluso muchas de las personas mayores que son pobres perciben jubilación o algún otro beneficio social pero no les alcanza para cubrir sus necesidades básicas de alimentación, medicamentos y gastos médicos, pago de servicios y en algunos casos el alquiler de viviendas. Los ancianos más pobres, los que no tienen ninguna ayuda gubernamental viven en asilos estatales, albergues o en la calle donde tienen que mendigar para sobrevivir, o ir a buscar un plato de comida a un comedor comunitario o iglesia para recibir alguna ayuda. Estas personas son víctimas del hambre, las condiciones climáticas, enfermedades, soledad y desesperanza. Se podrá garantizarles una vida adecuada y no mantenerlos como marginados sociales y violar sus derechos humanos esenciales como el derecho a tener una vida digna.

La reducción de los ingresos y de la capacidad física y la pérdida del apoyo familiar y de amigos, con frecuencia exigen cambios en el estilo de vida del anciano y, al mismo tiempo, reducen su capacidad, psicológica y fisiológicamente, para adaptarse a estos cambios, es cuando llega la depresión es erróneo creer que es normal que los ancianos se depriman. Cuando un anciano se deprime, a veces su depresión se considera erróneamente un aspecto normal de la vejez. La depresión en los ancianos, si no se diagnostica ni se trata, causa un sufrimiento innecesario para el anciano y para su familia.  Esto pasa por que el anciano puede ser reaccionar  hablar de su desesperanza y tristeza. La persona mayor puede no querer hablar de su falta de interés en las actividades normalmente placenteras, o de su pena después de la muerte de un ser querido, etc.


 Estas circunstancias conducen con frecuencia a una pérdida de la autoestima y a sentimientos de inferioridad cada vez mayores. Presentan incapacidad física y, a menudo, problemas crónicos que producen un amplio rango de limitaciones y afectan la autoimagen. ”Es necesario conservar las pasiones lo bastante fuertes para que nos eviten   volvernos sobre nosotros mism os” Simone de Beauvoire.
En el curso de la vida y sobre a quién envejece se ve enfrentado a situaciones que implican renuncias y pérdidas, que podrán referirse funciones o partes del cuerpo, a la imagen corporal, a objetos de amor, a actividades, al status o posición social. Estos cambios exigen un esfuerzo de adaptación e inciden sobre el “sentimiento de estima de sí”.

El sentimiento de estima de sí, es inestable, fluctúa de acuerdo a las gratificaciones y a la evaluación que el yo hace teniendo como medida lo valorado por sí y por su grupo social. Cuando la elaboración de las pérdidas no se realiza satisfactoriamente se produce un empobrecimiento yoico que atenta contra la capacidad de amar, de goce, de trabajo, de comunicación, que son características que se reconocen apropiadas para un buen envejecer.

 La pérdida de la autoestima se va profundizando rápidamente, pero; Dentro del grupo de las afecciones que pueden producir o presentarse como una depresión se incluye el hipertiroidismo, hipotiroidismo, enfermedad de Cushing, enfermedad de Addison, diabetes, insuficiencia cardíaca congestiva, enfermedad de Parkinson idiopática, lesiones, neoplasias, desnutrición y fármacos.
La autovaloración que hacen de sí. En muchos casos esos malestares pueden diagnosticarse como depresión y en otros la encubren. Siguiendo algunos aportes de la teoría psicoanalítica sobre el proceso de duelo y el narcisismo se intentará reflexionar sobre esta problemática que se refiere al encuentro doloroso con el paso del tiempo.

- El anciano da más importancia al ser, que al hacer o el tener, su presencia nos
permite valorar más las cosas sencillas de la vida.
- El diálogo entre diferentes generaciones es importante, pues permite conservar la El diálogo entre diferentes generaciones es importante, pues permite conservar la
Identidad de los pueblos.
- Los conocimientos científicos no pueden reemplazar la experiencia de vida.
- Para vivir una vejez dichosa es necesario cultivar desde la juventud el mundo de los sentimientos y las emociones.

EL ORIENTADOR.
Uno de los primeros pasos consiste en  buscar la manera de que las personas logren manifestar con otras personas las inquietudes que se tengan, a fin de aclarar las ideas propias y contar con nuevas opiniones y experiencias. Así es posible tener en claro, por ejemplo, cuáles son las actividades que más les gustan: canto, baile, artesanía, visitas a museos, leer (puede preguntar sobre algunos títulos), practicar artes marciales o meditar.
La idea es que estas personas renuncien a los prejuicios sociales que dicen que la vejez es un periodo de baja creatividad y productividad, llena de enfermedades, enojo y soledad. Y así poder implementar una actitud entusiasta para enfrentarla la vida amándose mucho más, y repudiándose menos.
Se trata de ayudarlos a que construyan  y se crean un excelente auto concepto de la vida, borrando los estereotipos que los lastiman, y resaltas sus buenas atributos, cualidades, labores y que nazcan objetivos personales, y crezca el afecto por sí mismos y así mismo su autoestima.  Sera necesario que detectemos los valores negativos que se perciban: tristeza, inseguridad, poca creatividad, desempeño insuficiente terrible y destructivo que hace que haya baja productividad. COMPORTAMIENTOS CARACTERÍSTICOS DEL DESESTIMADO:
Inconsciencia.
Desconfianza.
Irresponsabilidad.
Incoherencia.
Inexpresividad.
Irracionalidad.
Inarmonía.
Dispersión.
Dependencia.
Inconstancia.
Rigidez.
PASOS A DESARROLLAR:
1.     Se hará un análisis del grupo primeramente, mediante la observación anotando en una lista de cotejo los resultados. Esto con la finalidad de identificar las necesidades de las personas a atender, su carácter, temperamento, etc.
2.     Enseguida se dará introducción breve, pero a la vez que sea una explicación profunda de lo que es la autoestima, y en  después desarrollar el siguiente tema:
Autonomía y autoconfianza.
Cuando llegamos a mayores, en muchos casos pasamos a tener una reducida autonomía y autoconfianza, lo que nos puede llevar a tener una autoestima baja. Es necesario sentirte a gusto contigo mismo y con tus seres queridos, porque te permitirá tener mejores relaciones con las personas y aceptar nuevos retos sin que tengas miedo a fracasar.
Como mejorar la autoestima:
·        Potencia tu autonomía.
·         Acepta tus limitaciones.
·         Prémiate por tus éxitos.
·         Siempre positivo.
·         Sigue tomando las decisiones que te afectan.
·         ¡Sal de casa!
·         Continúa siendo útil.
·         Ten intimidad
“Los asuntos importantes no se administran con la fuerza, prontitud y movimientos acelerados del cuerpo, sino con autoridad, prudencia y consejo, condiciones que no se pierden con la vejez, sino que suelen aumentarse y perfeccionarse”. Entre quienes no envejecen bien, hay quienes, se sienten como alguien que ha perdido su valor, manifestando un sentimiento de abandono, apatía, desesperanzados de la vida, con dificultades en la regulación de la autoestima
La importancia del Yo y su imagen, amar, ser amado y amarse son centrales en la cuestión del narcisismo, en desmedro del interés libidinal por el objeto, su imagen y por el mundo exterior. A pesar de que el objeto queda desdibujado la persona con características narcisistas queda dependiendo del reconocimiento y la aceptación social. La palabra autoestima hace referencia por un lado a lo propio, a lo que proviene de uno, por otro lado estima hace referencia a juzgar, evaluar, reconocer un valor. Las fluctuaciones de la autoestima depende de la relación entre el yo y el ideal.
Las modificaciones que impone envejecer conllevan a la reformulación del concepto de sí, Esa reformulación puede ser positiva o negativa en este caso generará malestar potenciando el deterioro físico y mental. Incluir la dimensión temporal y la muerte como parte de la vida permite considerar cómo se ha de vivir el tiempo que queda.
DESARROLLAR LOS SIGUIENTES PUNTOS:

ELEVADA AUTOESTIMA PARA VIVIR EN PLENITUD

Mantener elevada autoestima en la tercera edad permite a los ancianos contar con seguridad y confianza para relacionarse con los suyos, realizar actividades o emprender proyectos con independencia. En pocas palabras, es el motor para vivir en plenitud.

Mejorar el auto concepto: para alimentar el amor por sí mismo. (realización de actividades recreativas que permitan al anciano sentir satisfacción consigo mismo y que le ayuden a acercarse plenamente a su familia, seres queridos y sociedad.) Un buen funcionamiento orgánico permite al anciano gozar de autonomía: arreglar su habitación, cocinar, bañarse y arreglarse impedirá que se le considere "una carga".  El concebirse envejeciendo, conlleva el dar por finalizada la representación del joven que se fue.
-        ¿Quién soy ahora?
-         ¿Qué voy a hacer?
-        ¿Cuánto valgo yo?
 Son preguntas que inquietan y plantean una búsqueda de sentido para ese tiempo que queda por vivir.
CREENCIAS SANADORAS.
·        Las cosas van a salir bien
·        Confío en mi mismo
·        Siempre hay una forma de lograr lo que quiero
·        Hoy es un día maravilloso
·        Soy una persona valiosa
·        Merezco dar y recibir amor
·        Me gusta mi vida
·        Trabajar es algo agradable
·        Soy inteligente
·        La comida me cae bien
·        Esta noche voy a dormir muy bien
·        Todo lo que pasa tiene una razón de ser y siempre deja algo positivo
·        No hay mal que por bien no venga
·        La vida es maravillosa
·        No existen problemas sino oportunidades de aprender
·        Cada quien tiene derecho a su propia
·        Soy un ser espiritual, y transciendo mis limitaciones físicas
·        Tengo el poder de sentirme bien
·        Puedo hacer que mi cuerpo me obedezca
·        Mi fe es firme y crece cada día más
·        La gente es buena aunque a veces actúe desde la rabia o el miedo
·        Puedo encontrar una pareja adecuada para mí
·        El pasado no dirige ni mi presente ni mi futuro
·        Preocuparme no me ayuda. Lo adecuado es actuar creativamente
·        Sé que puedo desarrollar cualquier cualidad si lo decido
·        Detrás de cada aparente pérdida viene una ganancia
·        Perdonar es importante y liberador
·        Mi tiempo es valioso y sé administrarlo
·        Tengo atractivo
·        Le agrado a la gente.

·       Fomentar un carácter independiente, (básico para mejorar su autoestima y la realización de sus metas personales, para lo cual es indispensable atender dos aspectos primordiales: físico y psicológico).

·       Lograr un buen acondicionamiento físico: el anciano no tiene por qué sufrir atrofia en su capacidad de movimiento, coordinación ni fuerza. La falta de práctica es, más bien, la causa de aparentes problemas, se cuenta con distintas opciones, que van desde la práctica de baile de salón a la caminata, pasando por el Tai-Chi Chuan y yoga.

·       Ejercitar  la actividad mental: es prudente  que la actividad mental  permite motivar al anciano y mantener en activo sus recuerdos, con lo cual será más difícil que se presente pérdida de memoria y la llamada "jubilación mental", que ocurre cuando un individuo se sugestiona con la idea de que a su edad ya no puede aprender nada nuevo ni realizar actividades que antes eran sencillas.

De esta manera, conservar al organismo y mente en buen estado redundará en carácter seguro y pensamiento lúcido, es decir, en una personalidad que no se anticipará al rechazo o fracaso, sino que sea emprendedora y con mejor relación con su entorno. Paulatinamente, la creación de diferentes intereses y pasatiempos puede transformar a la tercera edad en una etapa memorable, donde incluso se inicie un negocio o un nuevo amor.
Ahora bien, aunque la situación económica puede ser un factor que aparentemente impida gozar de ciertas actividades, lo cierto es que la participación familiar, la realización de alguna labor productiva y el apoyo de instituciones culturales o el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores pueden contribuir económicamente o materialmente.


CONCLUSION:
Con el fin de contribuir a un “envejecimiento activo” el Gobierno del Distrito Federal abrirá la Universidad para la Tercera Edad, en donde se impartirán cursos en finanzas, contabilidad, historia del arte y computación además de contar con áreas para que puedan ejercitarse. “El objetivo es contribuir a la cultura de un envejecimiento activo y saludable y poder dar las herramientas para reforzar sus conocimientos”. “El objetivo es también contribuir a la cultura de un envejecimiento activo y saludable”. Pero como no todos y todas las personas ancianas han de ir a la universidad, pueden existir otras actividades que los ayuden a  recrearse.

Definitivamente hay un sinfín de maneras o formas de hacer actividades dinámicas,  u trabajos especiales  para con estar personas tan importantes en la sociedad,  en los centro de atención  a ellos, se debe contar con los materiales apropiados, instalaciones adecuadas,  pero sobre con personas que tengan la sensibilidad  humana para poder sentir lo que los demás sienten, que tengan valores exclusivos de caridad, es decir de amor por el bienestar de los demás,  para que logren considerar  cuál  o cuáles son las mejores actividades, como acercarse a ellos de manera que estas personas sientan el vivo interés y atención que se les brinda, importa mucho la actitud, carácter y valores con que el enseñante se acerca  si va complementada con entusiasmo y dota de máxima motivación, hasta con una pastel de chocolate y  cantando una canción de “Amigos” será suficiente para que su autoestima vuelva a florecer.
LA MOTIVACION MUEVE HASTA LOGRAR LOS SUEÑOS QUE PARECIAN INALCANZABLES.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada